• Beba abundante agua natural repartida durante el día. Es el mejor líquido para el cuerpo y tiene cero calorías. Beber dos vasos de agua 10 minutos antes de cada comida.
  • Anotar todo lo que come cada día le servirá para identificar y cambiar patrones de alimentación poco sanos.
  • Es mejor comer de 5 a 6 comidas peque ñas durante el día en lugar de sólo tres muy grandes ya que así se puede mantener el azúcar en la sangre en un nivel fijo y evitar el hambre continua, además de que se mantiene un ritmo metabólico alto.
  • Es importante consumir verduras y frutas, como m ínimo en 5 porciones al día ya que proporcionan vitaminas y fibra en abundancia.
  • Las grasas son buenas, siempre y cuando sean las grasas correctas en las cantidades correctas. Buenas fuentes de ácidos grasos omega 6 y omega 3 son los pescados y algunas nueces. Es más recomendable consumir las grasas contenidas en las aceitunas, el aguacate y las nueces en lugar de las grasas saturadas que se encuentran en la carne y los lácteos.
  • El orden en que usted consume sus alimentos puede ayudarle a mejorar la digestión, reducir el consumo de alimentos de alto contenido calórico y corregir sus hábitos alimenticios:
  1. Beba dos vasos de agua 10 minutos antes de cada comida.
  2. Iniciar cada comida con fruta de un solo tipo, evitando cocteles.
  3. Continuar consumiendo ensaladas verdes o verduras cocidas al vapor por pocos minutos. Aderece sus ensaladas con un poco de aceite de oliva y ajonjolí tostado y molido o haga sanos aderezos mezclando yogurt natural con hierbas (orégano, albahaca, eneldo, etc.).
  4. En seguida, comer las proteínas (dos porciones al día), como carne magra asada, pollo y otras aves sin piel o pescado. Aléjese de las carnes de alto contenido de grasa.
  5. Finalice su comida con su porción de carbohidratos, como cereales (prefiera los integrales: arroz, trigo) pasta, tostadas al comal, etc.